Cusco On Line, Portal de Informaci�n Turistica - Cusco Peru

 
 SOBRE CUSCO
 Ubicación y clima
 Geografía
 Datos prácticos
 Servicio al turista
 GUÍA DE SERVICIOS
 Hoteles
 Hostales
 Agencias de viaje
 Restaurantes
 Bares y Pubs
 Escuelas de Español
 RECOMENDAMOS
 Paquetes turísticos
 Hoteles Machupicchu
 Hotels Valle Sagrado
 Hoteles en Lima
.PARA DESCARGAR
 Galería de fotos
 Protector de Pantalla
 Papel tapiz

  MACHUPICCHU: ALREDEDORES DE LA CIUDAD DE MACHUPICCHU

Los alrededores de Machupicchu están conformados por los grupos arqueológicos cercanos a la ciudad prehispánica, entre los que podemos mencionar: Intipuncu, el Templo de la Luna y el Puente Levadizo. Para visitar estos lugares es necesario contar con mucho tiempo y con buenos conocimientos de la zona, ya que debido a los abismos y al mal estado de algunos de los caminos incas, muestra su lado peligroso sobre todo en la época de lluvias.

Intipuncu

Intipuncu, significa "Puerta del Sol" y se ubica a un kilómetro al sudeste de la ciudad inca. Corresponde a la ciudadela que protegía la ciudad, y se une a ella por un "inti ñan" o "Camino Real".
Llama la atención la presencia de altares o descansos litúrgicos, cual portadas, construidas a trechos o intervalos, a los que Bigham denominó "estaciones rituales".
Intipuncu es un importante recinto arqueológico, con ambientes y calzadas flotantes, conformado por las lozas que emergen como alerones del flanco de la montaña.

Waynapijchu

El Waynapijchu o "montaña aguja" constituye la última parte de un espolón que forma parte de la montaña, cuya base semicircular está rodeada por las aguas del río Urubamba.
El sendero hacia el Waynapijchu se inicia a la espalda de la Roca Sagrada, en el extremo norte de la ciudad. La parte más baja del camino está en la garganta que une los dos cuerpos de la montaña, su ancho no llega a los dos metros. No existen barandas y a los lados los cortes naturales son casi verticales y muy profundos.
El vertiginoso sendero trepa zigzagueante el flanco occidental de la "montaña aguja". El ancho del camino no es mayor a un paso y la pendiente es fortísima, no apta para cardíacos.
A mitad del camino parte otro sendero que conduce al Templo de la Luna. El historiador cusqueño Víctor Angles dice: "Se ha colocado un cable de acero a más o menos un metro sobre el nivel del piso del camino para que sirva de baranda a los arriesgados visitantes. Se han producido algunos accidentes, de caer alguna persona la dificultad estriba en hallar el cadáver".

Llegar a la cima de la montaña toma aproximadamente una hora, desde allí se puede apreciar la Plaza Principal de Machupicchu a unos 400 metros hacia abajo y el panorama general es impresionante, el vertiginoso Cañón del Urubamba de infinitos matices verdes y al fondo las blanquísimas cumbres nevadas.
Waynapijchu fue puesto de vigilancia, estación de comunicación y adoratorio. En la cima de la montaña hay enormes bloques de piedra, cuidadosamente labradas, que están inclinadas y corresponden a un adoratorio o Templo.

El Templo de la Luna

No deja de causar asombro la magnificencia y extraordinario sentido artístico de los incas. El Templo de la Luna es un ejemplo más de sus extraordinarias construcciones que, a pesar de su corta extensión, sorprende por la perfección de sus trabajos de cincel.
Se trata de un conjunto arquitectónico en la porción media de elevación del Waynapijchu en su lado norte. Los constructores modularon en una gruta un gran recinto esculpido, con nichos y puertas falsas insertados en la roca con gigantesca entrada de 8 metros de alto por 6 de ancho. El acabado es muy fino y de asombrosa ubicación, debió ser una tumba real, adoratorio y puesto de observación.
.

El Puente Levadizo
Este singular puente forma parte de uno de los caminos más peligrosos de toda la ciudad. El camino se inicia en el "Recinto de los Diez vanos", al sur de la ciudad.

Se trata de un sendero angosto, hecho con especial atrevimiento en el flanco de la montaña de granito. El angosto sendero continúa por espacio de dos kilómetros y después de una curva, éste se interrumpe para dar lugar a un espacio vacío, donde ocasionalmente se instala un angosto puente levadizo de troncos.

El puente mismo está construido de troncos de árboles que están introducidos en una hendidura del camino de piedra de tal manera que no fuera ningún problema sacarlos para impedir el paso en caso de peligro. La construcción del camino y del puente obedeció a muy bien pensadas medidas de seguridad.


Puente Levadizo

Nosotros - Publicidad - Contacto - Aviso Legal - Politica de Privacidad
Copyright 1997-2013 CuscoOnLine.com